miércoles, julio 26, 2006

Otro verano de lutos estériles


Milagrosa Carrero Sánchez
25 jul 2006

En la placidez del bullicio callejero, del gorjeo de los pájaros y del insistente canto de grillos y chicharras, nada parece recordar aquel otro verano de lutos estériles donde la muerte impuesta no entiende de edades, donde el dedo atrevido del poderoso apunta con la irrevocable determinación de matar, y donde el incesante dolor golpea incansablemente, con indiscriminados bombardeos -israelíes- a la población civil, niños incluidos, del norte del Líbano y de Gaza, que sufre, y teme, atrapada en un verano sangriento de muertos y mutilaciones, esperando la llegada del hambre, siempre acechando agazapada en cada guerra.
Más de 300 civiles libaneses han muertos ya, superando los 500 el número de heridos en este país, desde que se desató la crisis, mientras que en Palestina el número de muertos es de más de 240, en lo que va de año. La situación es lastimosa: No hay suministros de agua, ni de electricidad, desde que Israel reventó deliberadamente las instalaciones encargadas de proporcionarlos, y en la Franja de Gaza faltan medicamentos, combustible, y alimentos, debido a los sucesivos bloqueos fronterizos impuestos por Israel, afectando especialmente al millón y medio de palestinos que allí viven.
Los países pertenecientes al G-8, mientras tanto, han preferido adoptar una postura complaciente con el socio israelí de los Estados Unidos, sin posicionarse frente al genocidio del pueblo palestino, y los países de la UE no se deciden a frenar esta irreversible masacre, limitándose a prestar una ayuda humanitaria de 10 millones de euros al Líbano, por recomendación de las ONGs.
Ante la pasividad internacional, Amnistía Internacional ha hecho un desesperado llamamiento al gobierno israelí, al gobierno libanés, a la Autoridad Palestina, a Hezbolá, responsable de la muerte de 12 civiles israelíes, y a los grupos armados palestinos, para que cesen los ataques contra los civiles y sus bienes, crímenes de guerra como los califican, instando al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a reunirse con carácter de urgencia para adoptar medidas que protejan a la población civil atrapada en el conflicto.
Paralelamente, entre la gente de la calle, cada día somos más los que no comprendemos por qué.... En España ha comenzado a aparecer un sentimiento de rechazo al absurdo dolor impuesto al pueblo palestino y a todos los habitantes de la franja de Gaza y del Líbano. Y en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza o Valladolid, miles de personas han salido a la calle, gritando "¡No a la guerra!", de la mano del PSOE, las organizaciones sindicales y las ONGs. El mismo Presidente del gobierno ha tenido el comprometido gesto de dejarse fotografiar con una kufia (pañuelo palestino), reclamando al gobierno Israelí el cese de las actividades y el respeto de la legalidad internacional, a pesar de las acusaciones de antisemita que ha recibido, desmentidas por la propia Federación de Comunidades Judías de España, en una carta dirigida a Moratinos, en la que asegura que es "inconcebible" acusar al Gobierno español de "antisemita".
Escribo estas líneas una noche serena y cálida de julio, con Joaquín Sabina, de música de fondo, mientras escucho en la calle a varios jóvenes despreocupados, que se "montan" una inocente fiesta entre amigos, en el mismo parque donde hace un rato jugaban placidamente un grupo de adolescentes, frente a mi casa, y un sentimiento de culpabilidad me embarga, atosigando mi mente con la imagen de las madres que entierran a sus hijos, de los hijos que se retuercen en los precarios hospitales, vencidos por el dolor físico, la desesperación, y esa pena, que nos agarra el alma, cuando el hachazo cruel de la vida, nos impone el castigo de una enfermedad, o una herida: Me duele oriente próximo, y desearía hacer algo más que lograr un corredor humanitario.
El ruido de las motos, a lo lejos es la única competencia del aullido de los perros, que ladran a la luna. La noche está estrellada, y de alguna manera me alivia que no sea mi pueblo el que está siendo bombardeado, que mi familia esté en Cáceres, y que mi país no sea tan rico como para que a alguna potencia se le antoje convertirlo en una colonia, o tan estratégico como para despertar las ansias colonizadoras de los poderosos. En el cielo se observa, la misma bóveda celeste que hace unas horas surcó el cielo de Beirut, cuajada de estrellas: la Osa Mayor, Orión, Casiopea... y recuerdo aquel amigo libanés que estudiaba conmigo, y que se casó con una española, ¿Qué habrá sido de ellos?..
Bajo el mismo cielo, y en el mismo tiempo, aquí las tardes ya van siendo algo más cortas cada día, aunque los días aun parecen estirarse, culminando en esas apetecibles noches veraniegas burbujeantes de actividades lúdicas, paseos y tertulias callejeras. Desde Tarifa, hasta Portugalete, y desde Brozas hasta Castelsdefells, el ambiente vacacional lo impregna todo, y aunque muchos trabajan cotidianamente, los cálidos atardeceres veraniegos se eternizan, salpicados de pequeños placeres, entre terrazas, refrescos y piscinas, como alargando el tiempo del descanso.
Para nosotros es el esperado verano, el tiempo de las verbenas, y de las fiestas populares, el momento de regresar a los orígenes, de reencontrarse con los amigos, y de visitar el añorado pueblo, siempre embrujado de recuerdos. Para otros, con menos suerte, es un verano de sangre, de dolor y de lutos estériles.
Milagrosa Carrero Sánchez
*Profesora de Secundaria

2 comentarios:

Susana Martín dijo...

Un post magnífico, Mila. No cerremos los ojos, no nos acostumbremos a una situación tan grotesca, a ver esta masacre día tras día en las noticias y que nos acabe dejando indiferentes por su lejanía y su repetición constante. Nunca dejemos de posicionarnos contra tanta injusticia, tanto dolor. Con tu post contribuyes a mantenernos despiertos, hagamos cuanto sea posible. No nos callemos, exijamos, GRITEMOS, como has hecho tu aquí. PAZ.

de la Junta revuelta (sacado de La Extremadura Invisible) dijo...

Después de ver cómo el mes pasado nuestro presidente Rodríguez Ibarra decía que los blogs debían contribuir a difundir la imagen positiva de Extremadura sólo era cuestión de tiempo ver su sueño hecho realidad. A falta de blogs complacientes los creamos nosotros, debió pensar Rodríguez Ibarra.

Apenas un mes después se crea extremadurapositiva.es, un proyecto con apariencia ciudadana y espontánea. El invento se presenta mañana y sus organizadores, "un grupo de amigas y de amigos", piden la colaboración de los medios para que ''nos apoyen y nos dispersen como buenamente les parezca y como mejor sepan hacerlo''.

No me cabe duda de que la imagen será positiva ya que el dueño del dominio "extremadurapositiva.es" es a su vez concejal del Psoe en Casar de Cáceres.

Gracias anónimo por publicar la información en los comentarios.