sábado, marzo 08, 2014


...Da igual porque sólo son mujeres, como da igual aquí y ahora que se la pretenda considerar legalmente sin capacidad jurídica sobre su propio cuerpo, penalizando el aborto por imposición -o so pretexto- de una religión machista, clasista, y reaccionaria, como no puede ser de otra manera, y la historia viene demostrando...

Mis abuelas, especialmente la materna -que gran mujer-, mi madre -cuanto la echo de menos-, mis hermanas, por continuar el orden cronológico de la cita, mis adoradas hijas, la mujer, la hija, la hermana, la madre de alguno de mis hombres... han determinado inexorablemente mi vida. Sus vidas están llenas de historias, y el tiempo de cada una de ellas aprovechado hasta la saciedad; Son “best-seller” de historias sin escribir y que jamás serán escritas porque la historia se escribe en masculino 

El ser humano es “el hombre” y la insignificancia de la mujer queda plasmada en cada respiración del tiempo, en cada linea  de los fondos bibliográficos existentes, y en cada norma gramatical. Cuando esta mujer que ahora os escribe se dirige a su alumnado, jóvenes todos ellos menores de edad y aun inmaduros, en  primera persona del plural , ha de hacerlo en masculino siempre que haya un niño presente, aunque sea sólo uno, y aunque la profesora sea mujer, y aunque la mayoría sean niñas. 

Muy cerca de nosotr@s le están practicando en este momento la amputación del clítoris a una niña, pero da igual, como da igual que se la venda al kilo en los mercados, o que se la esterilice sin su permiso, se la viole como botín de guerra, o se la mantenga privada de libertad o sometida a la tutela masculina toda su vida. Da igual porque sólo son mujeres, como da igual  aquí y ahora  que se la pretenda considerar legalmente sin capacidad jurídica sobre su propio cuerpo, penalizando el aborto por imposición -o so pretexto- de una religión machista, clasista, y reaccionaria, como no puede ser de otra manera, y la historia viene demostrando.

A partir de esta mentalidad podéis contemplar los niveles de paro, de pobreza, de opresión, o  los de riqueza, la renta per capita, la relación entre mujeres y hombres que desempeñan puestos de responsabilidad y cargos cruciales en la toma de decisiones, etc... que siempre encontraréis lo mismo: una situación de dependencia, corroborada en muchos países por las leyes, y en todos por las costumbres populares, la mentalidad, y las estructuras de poder.

Y sin poder regalaros una dulce despida para esta fecha del 8 de marzo, y sin querer hacer mención de los devastadores efecto que cada crisis causa en la situación de las mujeres, allá donde se encuentren, sólo os deseo que tengáis el valor de abrir los ojos, porque el que no se atreve a comprender no puede hacer nada para cambiar el futuro de la historia.

domingo, mayo 19, 2013

los hachazos continúan y hasta en lo ideológico perdemos



El devastador avance del sistema nos atosiga con nuevos cambios legislativos y recortes  en Sanidad, educación, pensiones, dependencia, municipios...provocando una contestación en la calle que apenas puede ser disimulada por los medios de comunicación convencionales, la mayoría, si no todos en las mismas manos que aplican las "reformas". Hemos asistido a un masivo seguimiento a la propuesta de jornada de protesta y huelga en educación, y cada día asistimos a mareas ciudadanas como la madrileña contra la privatización de la gestión hospitalaria ...etc. Sin embargo los hachazos continúan y hasta en lo ideológico perdemos la batalla (la religión en la escuela y  con nota, repenalización del aborto, ect), sin que la contestación sea suficiente para frenarlos.

Con seis millones de parados y unos niveles alarmantes de pobreza, en un país sin cobertura social, hay que esperar que pronto nos veamos, si es que ya no está sucediendo, quitándonos los mendrugos del pato, y denunciándonos mutuamente ante el "santo oficio".

Previamente, con una vulgar pero efectiva estrategia de desacreditación de su imagen, se ha creado un estado de opinión que inutiliza a los sindicatos, y a los partidos políticos, todos incluidos, únicas estructuras existentes hasta ahora con capacidad para articular una lucha organizada.

Mientras tanto la izquierda, y  a pesar del vertiginoso aumento de la intención de voto, permanece desgraciadamente desunida, perdida en luchas intestinas, sectores, divisiones internas, y guerras secesionistas de quítate tú para que me ponga yo.

En medio de todo esto, y a pesar de nuestros fracasos, de nuestras discrepancias estratégicas, y de nuestro desaliento no podemos por vencidos, y solo unidos podemos cambiar el sistema. Pero una masa unida detrás de una pelota de fútbol o del carro de la “Macarena”, es manipulable, frágil, e incapaz de hacer tomar las riendas del destino.

Yo estoy absolutamente convencida de que en estos momentos hay que rebelarse radicalmente, pero también aprovechando todas las herramientas, como son las organizaciones con las que ya contamos, aglutinándonos en torno a ellas, e intentando evitar la atomización que nos destruye, a pesar de los pesares, y por encima de las previsiones de quienes intentan dividirnos para vencernos.




viernes, marzo 08, 2013


Hoy voy a hablaros de uno de los escasos reductos del planeta donde las mujeres hemos logrado la igualdad de derechos y deberes en el terreno legislativo, donde tenemos capacidad jurídica, donde podemos salir sin necesidad de que nos lo permita o nos acompañe un hombre, y sin miedo a que nos violen en el autobús. Un lugar donde, si bien aún queda mucho por andar para acabar con la brecha de género, a un “señor” diputado le han puesto la cara colorada por alardear de machista minimizando el problema del maltrato con argumentos falsos. Me refiero al viejo mundo, a la Europa del euro, concretamente a la España de los recortes y del desmantelamiento de los servicios públicos.

“¡Con la que está cayendo y vas a pararte a luchar por la igualdad de la mujer! ¿Te has enterado que hay 5.040.444 personas registradas en el paro en nuestro país. ?”. Me dice un buen  amigo  que piensa que la discriminación machista es un problema secundario. “ y sin embargo más de la mitad de los parados apuntados en la lista del “PARO”, valga la redundancia, son mujeres; mujeres que nos hemos dejado inútilmente la voz pidiendo servicios de atención para los niños -desde bebés-, para los familiares dependientes,  que de otra manera acabamos cuidando nosotras personalmente,  o para los mayores, cuyo cuidado acaba igualmente siendo asumido por nosotras.

Dejémonos de hipocresías. Sabemos que la estructura social ha cargado tradicionalmente, y aún sigue haciéndolo, la responsabilidad del cuidado de enfermos , niños, mayores y dependientes sobre la mujer básicamente, y que la única forma de equipararla en oportunidades al hombre, es reconvirtiendo nuestra sociedad en otra cuyo sistema asistencial asuma estas responsabilidades, y lejos de ello se recorta en partidas presupuestarias de educación, de sanidad, y de ayudas a la dependencia … y es justamente la crisis el pretexto argumentado para ello.

Y la pregunta de por qué con esta situación la gente no se echa a la calle a protestar no llega ni a hacerse, porque se sobrentiende que para eso contamos con la típica “cobertura familiar” de los pueblos latinos, que no es otra cosa que “en cada casa donde los euros brillan por su ausencia hay una mujer que no cobra, pero se harta de trabajar cuidando de unos y de otras.” Eso también es machismo, el machismo del mundo supuestamente “civilizado” de nuestro país,  donde el número de mujeres asesinadas por maltrato machista “se ha reducido a 57” en el último año…cifras que podrían se alentadoras en un mundo donde 7 de cada tres mujeres son víctimas de violencia explícita machista, violencia que no es sino la expresión más evidente de la falta de igualdad,  y de la creencia de muchos de que la mujer tiene que  supeditarse al dominio del otro.

Y por si esto fuera poco llega Mariano con los recortes, y de resultas nos encontramos con un colectivo doblemente castigado por su condición de mujer e inmigrante, en un país donde a las mujeres inmigrantes se las explota precisamente para trabajar en los trabajos más precarios, o en su defecto, la mayor parte de las veces, en la economía sumergida, sin cotizaciones para el para o la jubilación, y sin derecho, ni siquiera, a la asistencia sanitaria de ellas, ni de sus hijos…¿y no hay que hablar de igualdad en plena crisis?. Yo lo tengo clarísimo, y mientras viva voy a seguir luchando para que ni a mí, ni a mis hijas, ni al resto de las mujeres nos conviertan en Esclavas ,por nuestra condición sexual, con el pretexto de la religión, de la crisis, ni de la que está cayendo….


Milagrosa Carrero Sánchez

Publicado en Digital Extremadura

domingo, noviembre 06, 2011

¿esclavitud y precariedad, y meseria en la ancianidad?

campaña 2011 congreso


Querid@s amigos y amigas, compañeros y compañeras.


Estoy aquí, porque aunque no soy candidata, ni suplente en lista alguna, como sabéis, y pese que a este empeño le dedico un tiempo que tengo que escatimar a mi vida personal, y familiar, y que me requiere gastos que tengo que compensar con ciertas privaciones, he decidido que no me voy a cruzar de brazos mientras que desmantelan delante de mis narices todos los logros sociales y laborales conseguidos en las últimas décadas en nuestro entorno.

No quiero para mis hijas, ni para los hijos de nadie un mundo peor, y desde luego tampoco este. Por eso lucho por mejorarlo.

Como probablemente vosotros y vosotras, he mareado mi cabeza miles de veces buscando soluciones, y sé que todo lo que hagamos será duramente atajado por los que se reparten la tarta de los recursos del planeta. Pero aún así, y aunque cada mañana me tengo que levantar muy temprano para ir al trabajo, aquí estoy y estaré en cada púlpito que se me ofrezca, aprovechando todos los medios que estén en mis manos, para conseguir un sistema que se base en la redistribución equitativa de los recursos.

Y ahora que toca votar para elegir nuevas Cámaras legislativas no voy a dejar que “ellos se lo guisen y ellos se lo coman”. No me da lo mismo quienes ocupen el arco parlamentario, no me da igual que leyes rijan nuestras vidas, no me resbala quien gobierne. Y me niego a darle mi voto a Botín, al Banco mundial, o a las Agencias de Calificación.

Y puestos a votar, y tras medio siglo de decepciones, ahora sé que los dos grandes partidos mayoritarios defienden, independientemente del contenido de sus demostradamente inútiles programas, los intereses del “Gran Capital”. Partiendo de la demostración explicita de sus políticas de recortes y privatizaciones, y de la absoluta desvinculación que practican, una vez finalizadas las campañas, de su programa y de las promesas que los comprometen con sus electores, concluyo que no merece la pena, ni detenerse en ninguno de ambos textos.

Por todo esto yo apuesto por IZQUIERDA UNIDA, y os pido el voto para IU porque es el único grupo que presenta un programa de izquierdas, con propuestas para reorganizar el ESTADO sin castigar a los trabajadores y trabajadoras en general, a los autónomos, o a los pequeños y medianos empresarios, en definitiva, a los que generan la riqueza y están siendo víctimas de esos terribles parásitos denominados los mercados.

Las Encuestas nos dan un Grupo Parlamentario, y es muy probable que de momento por ahí ande nuestra mayor perspectiva de éxito, aunque nunca se sabe. Pero ojalá la izquierda sea capaz de aglutinarse en torno a estas siglas para darle la vuelta a la tortilla. Por mi, desde luego no va a quedar.

Izquierda unida, para elaborar su programa electoral, ha tomado el pulso a la gente, ha querido que las propuestas sirvan para dar respuestas reales a los problemas reales.

Y hace propuestas concretas en torno a 9 ejes fundamentales de los que cumpliendo la mitad de dos viviríamos en el país desarrollado más envidiado, y al mismo tiempo, más solidario del mundo. Y me refiero concretamente a las medidas económicas, y a las medidas sobre los servicios públicos.

Quiero que todos y todas tengamos algo más que un techo, una vivienda digna. No somos sujetos subscritores de hipotecas al servicio de los especuladores, si no personas que tenemos que vivir en un espacio acondicionado, de manera estable, y sin que nos puedan poner en la calle por cambios en el mercado laboral.

Quiero que la sanidad sea de calidad para todo el mundo. Prefiero que vivamos con la tranquilidad de disponer de servicios sanitarios públicos completos a regalarle 10.000 millones de euros cada año a la iglesia, o ni se sabe cuanto a la banca privada.

Quiero que todos y todas tengamos acceso a los mismos recursos educativos, en la medida de lo posible. Que contemos con un sistema educativo que hagan posible formar a ciudadanos con juicio crítico, difíciles de manipular.

Quiero jubilarme a una edad razonable, y desde luego no entiendo que pretendan explotarnos hasta la ancianidad mientras que los jóvenes buscan su primer trabajo. Quiero que los Presupuestos Generales del Estado me aseguren el 100% de una pensión suficiente a esta y a las futuras generaciones.

¿Qué pretenden subiendo el número de años de computo de las cotizaciones y precarizando los contratos? Que nadie sume hasta conseguir el 100% del mismo. Es decir asegurarse que nuestr@s hij@s y niet@s serán esclavos hasta el fin de su vida productiva, si llegan –con una sanidad de pago, que los dejará tirados cuando la necesiten- momento en el que los sumirán en la miseria, si no tienen “pasta” para pagarse una residencia privada… ¿Alguien quiere esto?

Pues si estamos de acuerdo… creo que ahora tenemos una oportunidad, que no podemos dejar de aprovecar: Darle la vuelta al tema votando a IU.



Mila Carrero



sábado, abril 30, 2011

DE PRESUPUESTOS Y GAITAS

Publicado en:




Digitalestremadura.com


Extremadura Progresista




El mes pasado cambié las ruedas del coche. Más de 400 euros. Me pareció carísimo, porque además me habrían venido muy bien para comprarme un lavavajillas, y acabar con la incómoda molestia de fregar pilas de cacharros. Era una cuestión de prioridades. De arreglar el tejado de la casa indivisa que comparto con mis hermanas en el pueblo, la casa en la que nací, ni hablamos. Es un lujo que como la mayor parte de la población, no me puedo permitir, especialmente ahora que como consecuencia de la crisis me han bajado el sueldo, mientras pago el mismo alquiler, y me han subido la luz, el agua, la gasolina, y hasta las matrículas de la universidad para mis hijas, por no mencionar la hipoteca de la casa cuya propiedad aun comparto con mi ex, y con la Caja. En mi ciudad conozco muchos casos como el mío. Pero la mayoría soportan una situación mucho peor, sobre todo si son uno de los 125.000 parados extremeños que enumera la encuesta de Población Activa (EPA) recién publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Son cuentas domésticas que cualquiera entiende. Cualquiera menos ciertos políticos.





El número de parados registrados en Extremadura ha subido en 6.200 personas en el primer trimestre de este año, un 5,21 por ciento más que el anterior, y en España ya tenemos casi cinco millones de parados oficialmente reconocidos.



Los gobernantes españoles, después de privatizar todas las empresas públicas rentables, y concesionar lo mayor parte de los servicios públicos, han desmantelado el “Estado de bienestar”, pisoteando los derechos de los trabajadores. Nos han congelado las pensiones, recortado el sueldo, aumentado la edad de jubilación y el número de años de cotización necesarios para cobrar el 100 % de la misma, han reventado la estabilidad en el empleo, y generalizado los contratos basura. Ahora quieren acabar con la calidad de la sanidad pública, de la educación y del resto de los servicios aun públicos. Todo esto y más, con la única coartada de que no hay dinero. Y a pesar de ello se mantienen inamovibles en sus criterios de reparto del presupuesto.









A fecha de hoy, y mientras el número de nuevos pobres se engrosa por minutos, aun así, el dinero público, el dinero que cada contribuyente aporta a las distintas administraciones, se sigue gastando, entre otros “circos”, en potenciar el “parque temático” de las procesiones, en el sostenimiento y restauración del riquísimo patrimonio privado de la iglesia, en la exención a todas sus incalculables propiedades del pago de los impuestos religiosamente “apoquinados” por el resto de los ciudadanos, en mantener a párrocos y a profesores de religión, y así euro a euro hasta 10.000 millones, que se escapan del presupuesto.












Pero no se crean ustedes que las autoridades conniventes se preocupan en disimular estas continuas situaciones de privilegio, materializadas en el trasiego de recursos públicos a la Iglesia católica, que en una sociedad igualitaria se considerarían delictivas, o


cuando menos de prevaricación. En mi empobrecida tierra extremeña, donde el paro y la pobreza castigan con especial virulencia a la población, todavía presumen de su dadivosa gestión, y aun se pavonean sin pudor, en reportajes y en fotos, portando andas, y rezando a vírgenes y a santos, mientras pisotean, de paso -¿qué más les da?- los más elementales principios de Igualdad y de Libertad de Conciencia.












Mila Carrero Sánchez

domingo, septiembre 19, 2010

Y COLORÍN COLORADO… ESTE CUENTO SE HA ACABADO

Y COLORÍN COLORADO… ESTE CUENTO SE HA ACABADO

Era sé una vez un lugar en el que los niños merendaban jamón de york, yogurt, y queso fundido en tarrinas individuales. Eran niños escolarizados, vacunados, y a los que se les revisaba anualmente la dentadura, todo ello a cargo del Estado. Niños con bicicleta, y televisión desde pequeños, y con videoconsolas y teléfono móvil desde la adolescencia, cuyos padres solían hartarse de trabajar por un sueldo más o menos digno para pagar una hipoteca que se comía más de la mitad del mismo hasta su prometida jubilación. Niños que comían cinco veces al día, hacían actividades extraescolares y vivían en una casa que creían propia, sin plantearse si el mundo giraba o no.

La gente trabajaba duro y, más o menos felices, protestaban poco. Sabían que cuando enfermaban la sanidad pública les garantizaba la mejor cobertura de manera gratuita, y que cuando alcanzaran los sesenta o sesenta y cinco años, como mucho, podrían retirarse con una pensión suficiente para sobrevivir, y atrincherarse, una vez superado el gasto de la hipoteca, en esa vivienda que, como un agujero negro, se llevaba todos sus ahorros. Con techo, pensión, y medicinas gratis; Y después de haber criado, dado estudios, y colocado a todos y a cada uno de los hijos, a algunos aun les quedaban ganas de disfrutar de las famosas excursiones, en temporada baja, del INSERSO... Qué más se puede pedir.

Bajo la idílica superficie las aguas se movían, corría el dinero, y casi siempre en la misma dirección.

Recuerdo que la reconversión industrial se había explicado como un mal necesario y muchos se fueron a la calle con no demasiado ruido. Desde aquel tiempo se nos acostumbró a que ser demócratas era obedecer las órdenes de una entidad superior ubicada en algún lugar del extranjero. Así aceptamos, como un pueblo sumiso, las instrucciones europeas, y con la mayor docilidad arrancamos nuestras cepas, abandonamos la producción de aceite, de leche, y en general el campo, por no hablar de la pesca. Cuando desmantelaron las grandes empresas públicas (Correos, telefónica, Renfe, etc) para beneficio de las ávidas empresas privadas de la competencia, sólo protestaron sus trabajadores. Tampoco protestó nadie cuando los colegios privados se convertían en emporios, a costa de las subvenciones públicas, o cuando las clínicas privadas empezaron a proliferar gracias a los pagadísimos conciertos sanitarios. El Estado adelgazaba dando paso a las mafias capitalistas.

Pero la gente creía que los petit suis estaban asegurados para siempre, y a nadie se le hubiera ocurrido entonces que l@s niñ@s de la “generación de la abundancia”, inaugurarían la era de los contratos basura, pasarían gran parte de su edad adulta entre el paro y la mayor precariedad, jamás llegarían a cotizar lo suficiente para tener una miserable paga de jubilación, y sería la primera generación del primer mundo considerablemente más pobre que la de sus padres.

Y, sin embargo, nadie sale a la calle. Nos han comido el coco hasta el punto de paralizarnos. La labor pedagógica del sistema capitalista ha logrado desmantelar, además del incipiente estado de bienestar, nuestras aturdidas mentes de inocentes consumidores, demasiado entretenidos frente al televisor viendo los partidos de “la roja”, o la visita del Papa, o el triunfo de Nadal, o del cantante de moda del programa de moda que toque como comedura de coco cada temporada.

Frente a ésto da igual que les bajen el sueldo a los funcionarios, o que congelen las pensiones, o que la reforma laboral ofrezca formas de contratación en condiciones de explotación severa y se cargue, de paso, lo que quedaba de los sindicatos de clase.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado, y ojalá vivieran felices y comieran perdices pero me temo que, muy al contrario, nuestros hijos vivirán peor que nosotros y, si nadie lo remedia, nuestros nietos peor que nuestros hijos.

Milagrosa (Mila) Carrero Sánchez

martes, mayo 25, 2010

MIS DUDAS

25.05.2010

Mi pregunta es ¿y que se llevan ellos?.

Porque yo puedo entender que las cuatro mil y pico de personas que son dueñas del 80% de la riqueza de nuestro país prefieran que el déficit presupuestario español se solucione quitándoselo del sueldo a los funcionarios, a los pensionistas o al erario público en general, antes que pagando ellos más impuestos.

Puedo entender que las grandes Sociedades de Inversión (SICAT) luchen con uñas y dientes para que las rentas del capital sigan pagando un vergonzoso 1% frente al 43% que tributa por su salario cualquier hijo de vecina.

Puedo entender que las Cajas y Bancos quieran que el dinero de los contribuyentes se use para cubrir sus agujeros en vez de para contratar a Inspectores de Hacienda que impidan el fraude Fiscal y la huida del dinero a los paraísos fiscales donde evitan que tribute.

Puedo entender que los beneficiados del sistema, como la Iglesia Católica, que aparte de recibir anualmente una incalculable cantidad estimada en varios cientos de millones de euros, está eximida de pagar el IBI de su innumerable patrimonio y otros impuestos, prefiera que se le congele el sueldo a los pensionistas a que se le reduzca o elimine su privilegiada financiación.

Puedo entender que los que se enriquecen alrededor de Casa Real y la Corona se parapeten en evitar que a ésta se le exija el rendimiento de sus cuentas, o que se elimine su financiación, aunque para ello haya que amortizar 8 de cada 10 puestos de funcionarios que se jubilen, con el consiguiente empeoramiento en la calidad de los servicios públicos.

Lo que no me cabe en la cabeza es que unos Gobernantes que se llaman Socialistas, de un partido que se llama socialista, se apunten de manera altruista y desinteresada a machacar a la clase trabajadora, a desmantelar la estructura que sostiene nuestro pretendido estado del bienestar, a transferir el dinero público a la Banca, a adelgazar la calidad y cantidad de los servicios sociales, a dinamitar la sanidad, la enseñanza, el sistema de pensiones, la cobertura farmacéutica, a reducir las inversiones en infraestructuras y en investigación, a cargarse las prestaciones sociales, y a acometer una reforma laboral que deja vendidos a los trabajadores sin recibir algo a cambio por su impagable servicio al sistema capitalista.

Milagrosa (Mila) Carrero Sánchez

sábado, mayo 08, 2010

PAÑUELO SÍ, PAÑUELO NO

9 de mayo de 2010



A estas alturas a nadie se le escapa que no estamos hablando de un pañuelo, de un cinturón o de unos zapatos. Hemos entrado en una discusión compleja y llena de matices: el uso del pañuelo Islámico.

Esta discusión ni se plantearía si las leyes iraníes no ordenaran que todas las mujeres jóvenes deben usar el velo y cubrir sus cuerpos con un largo traje negro, si allí mismo el testimonio de un varón en un juicio no valiera lo mismo que el de dos mujeres, si a las mujeres no se les prohibiera en dicho país islámico ser juezas, o candidatas a la presidencia. Esta discusión no se plantearía si en países como Afganistán las mujeres no tuvieran prohibido trabajar, salir solas, o caminar por las calles, sin estar cubiertas de pies a cabeza. No se plantearía si en Arabia Saudí las mujeres pudieran votar, si en Camerún no fuera el marido quien decide si la mujer trabaja o no, si en Sudán no se permitieran los matrimonios forzados, si en Nigeria no estuviera permitida legalmente la violencia de género, si en el Líbano no se le redujera la pena al hombre que mata a su esposa, o a otra mujer de su familia, demostrando que cometió el delito en respuesta a una relación sexual socialmente inaceptable de la víctima, etc.

No estamos hablando del pañuelo, estamos hablando de la discriminación, la esclavitud y la violencia. Y claro que una mujer adulta y libre tiene tanto derecho a elegir su vestimenta cómo el resto de los ciudadanos, pero no está obligada a que se la impongan, y precisamente en protección de estos derechos individuales se plantea la necesidad de controlar su uso.

En primer lugar habría que distinguir entre las diferentes edades:

Cuando nos referimos a menores, éstos deben estar protegidos por la Ley incluso de sus propios familiares. Los padres, por ejemplo, no pueden impedir el derecho a la educación de los hijos aunque esto suponga la escolarización obligatoria. Muchos niños se ven por este motivo obligados a viajar cada día o a vivir en colegios, fuera del núcleo familiar, en contra de la voluntad de los padres. Porque ¿pueden los padres decidir sobre la vida del menor? ¿pueden, por ejemplo, dejar que un hijo muera por negar su permiso para una trasfusión sanguínea, alegando motivos religiosos o culturales, o acaso puede decidir si se le amputa una parte de su cuerpo, como es el clítoris? .¿Por qué entonces el Estado habría de permitir que se someta a las niñas a una indumentaria discriminatoria y mutilante que les impide competir, en igualdad, en materia educativa?.

La educación es obligatoria y debe estar regulada en cada uno de sus detalles, en los contenidos, en los procedimientos, y en el sistema de control, de forma que se garantice el acceso a la misma de todos y todas, se controle su calidad, y se garanticen el principio constitucional de igualdad. Para ello no solo se debe asegurar el suficiente número de centros públicos o concertados, adecuadamente dotados, o el transporte, sino que la docencia impartida sea de calidad, necesariamente laica, y gratuita, -lo que en la actualidad no se produce-, y la accesividad, de los menores, a la misma, con el equipo adecuado. ¿Se imaginan que algún alumno o alumna asistiera a clase de educación física con tacones y una mini ajustada?, ¿o acaso veríamos oportuno que los jóvenes aprendieran a manejar máquinas-herramientas sin atenerse a las normas de seguridad, o escribieran en la pizarra con esposas en las muñecas, aunque lo exijan las creencias religiosas de sus mayores?.

En segundo lugar hay que distinguir entre el entorno privado y los espacios públicos, de lo contrario, muchos ciudadanos podrían optar por ir desnudos, en verano, por la calle sin temer a ser sancionados, o podría permitirse que los coches circularan marcha atrás, o que los transeúntes realizara el coito en los semáforos.

El uso de los espacios públicos está sujeto a unas reglas que exigen recoger la caca del perro, respetar la señalización, y sobre todo, actuar dentro de la legalidad. Sería impensable, por ejemplo, consentir que un marido “sacara de paseo”, por la calle, a “su” mujer con cadena al cuello, o la controlara con un látigo. Tampoco parece lógico consentir el uso en público de indumentarias muy concretas como el burka, que además de limitadoras y perjudiciales para la salud, son seriamente sospechosas de encubrir imposiciones esclavizantes para la mujer.

Finalmente, y sobre el uso del pañuelo en mujeres que son representantes públicas, como el caso de las parlamentaria, insisto en exigir la estricta separación entre la vida privada de estas personas, cuya libertad nadie cuestiona, y sus actos como representante público, en los que cualquier manifestación externa de sus particulares creencias religiosas es inaceptable.

Y dicho esto quiero agregar que la discriminación machista, y el sometimiento de la mujer , como su máxima expresión, no se dan solo en la religión islámica, sino en todas ellas - solo hay que echarle un vistazo a las monjas de clausura para entenderlo- y quien tenga dudas que repase el organigrama de la jerarquía eclesiástica católica compuesta exclusivamente por machos; Y matizar que tampoco es exclusiva de los países islámicos, que desgraciadamente aun mantienen leyes esclavizantes para la mujer, negándole su plena capacidad como persona, y tratándola como a esclava en pleno siglo XXI, sino también de los “modernos” países occidentales, que consiente estos planteamientos, y permiten la situación, haciendo “la vista gorda” cuando les interesa, -y me da igual que sea por motivos militares o económicos-, reconociendo a gobiernos machistas, y comerciando con Estados donde la mujer vive sometida. ¿O alguien cree que si los países occidentales estuvieran preocupados por la discriminación de la mujer iban a llevarse “a partir un piñón” con los que los que la amordazan con sus leyes? …

No vamos a pegarnos por un pañuelo o por una camiseta, pero creo yo que la lucha por las libertades y los derechos, sí merece la pena el esfuerzo.

Mila Carrero Sánchez





jueves, abril 01, 2010

SABEN QUE QUEREMOS SOÑAR

1 de abril

Extremadura al día


Ellos saben que yo quiero soñar. Su trabajo consiste en analizar mi mente, conocerla y colonizarla. Conocen, al dedillo, mis deseos y son capaces de crearme cualquier tipo de necesidad para vendérmela. Saben que me emocionan la música, y los colores, que me conmueven las lágrimas y que me desarmo ante los seres vulnerables. Pero sobre todo tienen claro que quiero escaparme de este mundo, porque sueño con un mundo mejor.

Ellos carecen de ética, y de vergüenza. Su único fin consiste en mejorar los “resultados de caja”, y no existe un medio que pueda resistirse a su control. Te bombardean desde por la mañana con el producto, desde las cofradías, desde los Ayuntamientos, desde la radio, desde la tele, y desde los periódicos. Saturan los programas de noticias, se hacen inevitables en la oferta cinematográfica, inundan los programas televisivos, y se cuelan en tu vida.

Da lo mismo lo que toque. Ahora toca semana santa, procesiones, cofradías, pasos, devoción, turismo. Toca perderse en un mar de gente que se consuela, entregada al compás de las bandas de tambores y trompetas, al pálpito común de una saeta, al desfile de carísimos pasos cuyo coste de mantenimiento, una parte más del negocio, daría para financiar la bajada de la edad de jubilación.

Lugo será el Camino de Santiago. Y nos invadirá otra ola de promoción turística con la bendición de los correspondientes obispos, y el apoyo explícito de las instituciones.

Después llegarán los villancicos, los “buenos deseos”, las felicitaciones navideñas, los portales, los adornos, la noche buena, el pavo, la noche vieja, las uvas, el champán, los reyes y el roscón…y no habrá un lugar donde fijar la mirada que no se encuentre inundado de fiestas navideñas, y de bendiciones pastorales.

¡Y qué bonito es todo!. Parece que todo el mundo viaja, y compra, y sale de bares, independientemente del detalle de que media humanidad sufra una vida de miseria y esclavitud para que el sistema funcione con sus sobredosis de cinismo. Nadie quiere perdérselo, y menos sentirse culpable, aunque los que se forren sean siempre los mismos. Todo es tan envolvente, y parece tan cándido…pero ojito con ser críticos. No esperéis tolerancia los discrepantes, porque os advierto que todo está previsto, y quien se salga del gentío idiotizado será excluido y ridiculizado, hasta que desaparezca o se esconda disimulando entre la satisfecha multitud.

Mila Carrero Sánchez

miércoles, febrero 03, 2010

¿Prorrogar la jubilación hasta los 67?

Será que tenemos lo que nos merecemos
03 feb 2010
¿Prorrogar la jubilación hasta los 67?. En la calle la imaginación se dispara y hay lluvia de idea para el sostenimiento del sistema de pensiones. Un cliente de la multitienda que frecuento proponía que se limitase la edad de cobro de las pensiones hasta dos años por debajo de la media de vida, previa normalización de un sistema institucional pro-deceso, que al modo de un mundo feliz de Aldux hasley , disminuyera a su vez el gasto medico de la sanidad pública. Otra señora, en la misma tienda, inigualable foro de debate, opinaba que la solución está en el voluntariado.
Nos imaginaba a todos trabajando gratis, voluntariamente para engrosar los beneficios de las maltratadas grandes empresas, y los "sufridos" bancos. Aumentar la edad de jubilación, alargar el periodo de cómputo de 15 a 20 años, bajar las pensiones, abaratar el despido, facilitar los EREs, limitar aun más las prestaciones por desempleo y las ayudas no contributivas, reducir el gasto público y que cada uno se pague lo suyo, dedicando el grueso de los ingresos públicos a respaldar altruistamente los fondos de la banca privada mientras bajan los impuestos directos, etcétera, etcétera, forman parte de esta pintoresca batería de propuestas que intentan retrotraernos a una situación hace tiempo superada que tiene mucho que ver con la miseria y la precariedad
Mientras tanto ya son más de cuatro millones los parados oficialmente contabilizados en este País y el Estado, en vez de salvaguardar los poquitos derechos adquiridos por los ciudadanos en lo que creíamos que era un principio de estado de bienestar, dedica el dinero de los contribuyentes a inyectar sabrosas transfusiones de fondos públicos a las grandes empresas y a los bancos para compensar "su crisis".
Sólo un gobierno de izquierdas se plantearía contrarrestar con seriedad esta dinámica forzada por el capital. Lo que no entiendo es cómo los ciudadanos siguen manteniendo en el poder , con su voto, a los partidos que propician y defienden esta tendencia, los que alimentan este sistema desmovilizador que implica la práctica indefensión de los administrados, y me refiero concretamente al PP, y el PSOE, dueños alternativos del gobierno, y de la administración. ¿Será que los españoles queremos vivir entre la precariedad y la desigualdad, será que aun no sabemos que el voto es secreto, o será que tenemos lo que nos merecemos.?

miércoles, enero 27, 2010

DE LA IZQUIERDA PLURAL A LA IZQUIERDA DIVIDIDA

27.6mero 1010

"Divide et vinces", divide y vencerás, dijo, como resumen de su lógica militar, Julio Cesar, que debía saber mucho de estrategia,. ¿Y quién no sabe qué la unión hace la fuerza?.
Con esta preocupación miro a la izquierda y me satisface comprobar la fluidez con que permite el encuentro de su potencialmente poderosa riqueza ideológica, pero hay quien lo percibe como un perpetuo desencuentro.

Y en efecto a un lado se pierden los que atrapados por el “voto útil”, ceden al chantaje de una ley electoral que valora cinco veces más el voto a los grandes partidos como el PSOE que a los pequeños como IU, junto a los que aterrados por la idea de que avance la más rancia “derechona” regalan el voto a un PSOE que guarda las políticas de izquierdas exclusivamente para decorar los programas políticos de las campañas electorales. Al otro se escapan los escépticos, los que temen que su voto se utilice para los intereses particulares de los adictos a la poltrona, practicantes del engaño, las miserias, el pasilleo, las presiones y la más escandalosa falta de principios. Son los y las que decepcionados de tantas conferencias y congresos fraudulentos no quieren apoyar estructuras antidemocráticas, verticales, machistas, y herméticas, porque aunque el papel lo aguanta todo, ya no se creen las promesas de estatutos, y documentos programáticos.

Y mientras tanto la angustia de los parados se disimulan tras vertiginosas pero frías cifras que cada día aumentan, sin darnos tiempo a precisarlas como si a nadie le importara, y no pasa nada.
¿Me pregunto hasta que punto hemos sido engullidos por el sistema. ¿Es que ya nadie considera viable primar el bien común sobre los intereses particulares? ¿Todos somos convencidos neoliberales? ¿No hay nadie dispuesto a luchar contra la ley de la selva? ¿Dónde está hoy la fuerza de los puños reivindicativos?.

Y sin embargo sigue estando ahí, deliberadamente fragmentada por los intereses de “los ricos”. La lucha entre el capital y los trabajadores sigue actualmente más vigente que nunca, y la prueba es la desproporción de recursos empleados en reducir la presencia de la izquierda a grupúsculos anecdóticos de “anacrónicos” románticos, acallándola mediáticamente, desacreditando sus principios, y ¿Cómo no? Siguiendo las enseñanzas del ilustre estratega: dividiéndola.

martes, diciembre 08, 2009

AGUA BENDITA, AGUA VENDITA


Como ejemplo de consumidor habitual de agua “vendita” valemos todos. Yo personalmente para beber la compro embotellada a una empresa, con marca blanca, que, como tantas otras, se está forrando. Claro, en mi ciudad el agua huele a química, sabe a cloro y casi siempre tiene un color marrón, eso sí, todo dentro de la ley, que para eso se encarga la normativa de dejar los límites muy por encima de lo que soporta el paladar y la educación sanitaria del cacereño medio. Por eso digo que es “bendita” para sus dueños, porque a pesar de ser un bien de primera necesidad, y no siendo especialmente escaso, es cada día más caro.

Para el resto de las necesidades domésticas se la compro al Canal de Isabel Segunda, que es la empresa concesionaria de la gestión del agua en Cáceres, y cuya licencia está a punto de cumplir. Por cierto, que no tiene que ser un mal negocio ésto del agua porque desde lejos se oyen las dentelladas entre las empresas aspirantes (El Canal, Acuagest…ect), y las presiones para que se prorrogue durante otros treinta o sesenta años la gestión privada parece que ya están dando frutos, porque donde dije digo, digo diego, la señora Alcaldesa ya se niega a cumplir el acuerdo de reversión del servició que la llevó a la Alcaldía con el apoyo de IU, y además, está decidida a saltarse, a la torera, el acuerdo del Pleno municipal en el que se comprometió a que la gestión del servicio, en aras de que fuera lo más pública posible, se hiciera a través de una empresa mixta con un 51% de capital municipal.

Sin entrar en detalles sobre la calidad de dicho servicio, que deja mucho que desear, -¿sabían ustedes que el agua “potable” con la que “el Canal” se permite regar las calles y los jardines cacereños, las pagamos los usuarios en el recibo, al igual que las innumerables pérdidas?- y simplificando mucho el problema…Yo no sé “quienes” van a beneficiarse en el reparto, pero viendo lo que vengo pagando , en los últimos años, en el recibo, cada día más caro, de este “líquido” en cuestión, que pocos se atreven a beber, comprendo que alguien va a forrarse a costa nuestra.

Echen ustedes cuentas pero me temo, -y no olvidemos que a la empresa se le garantiza un beneficio fijo-, que para amortizar los treinta y un millones de euros del canon, que le exige el Consistorio, ofrecer en unas mínimas condiciones el servicio, y cubrir el beneficio empresarial, los agraciados que finalmente, se lleven el gato al agua, nos van a subir el recibo más de un 50%, si no me quedo corta. Con que el agua será bendita para los dueños, porque para mí es más bien vendita, ¡y a qué precio!.

Mila Carrero Sánchez

sábado, junio 06, 2009

Con anestesia

Cáceres 24 horas. 05.06.2009
Socialdemocrácia.org

Yo estaba en lo que ahora es secundaria, hablo de los 70. Recuerdo que en mi casa veíamos el telediario y luego debatíamos. Mi padre y yo discutíamos sobre Europa, un sueño que se brindaba envuelto en el estado del bienestar. Una Europa de la que se decía que era la cuna de la cultura y donde se valoraba la calidad de vida por encima de cualquier otra consideración. Una Europa que nada tiene que ver con la que los grandes capitales, apoyados por los dos bloques mayoritarios nos quiere imponer ahora. Claro que entonces había que convencer a la población de que el sistema “capitalista” era el bueno frente al de los países del telón de acero. Se insistía hasta la saciedad en que los comunistas eran malos e intransigentes, y que sólo en una atmósfera de “libre economía de mercado” se podía florecer hasta alcanzar el bienestar para “todos”.

Luego entramos en Europa, con un tratado leonino y hubo recortes en la producción de aceite, leche, cereal, acero…Nos enfrentamos a la reconversión industrial. Muchos trabajadores se quedaron en la calle, y se empezó a hablar de la flexibilización laboral. Por lo visto lo deseable era que los empresarios pudieran despedir a la gente a su antojo, o trasladarla sin problemas, siempre en función de mejorar los beneficios empresariales.

Las ideas neoliberales calaban en los políticos de la vieja Europa, y Felipe González nos recortó, a golpe de “decretazo” las prestaciones por desempleo en un 50%, de un par de plumazos, a medida que transfería una ingente cantidad de fondos públicos a manos privadas con diferentes pretextos, como en el caso de la enseñanza concertada, que propició el rápido enriquecimiento de los colegios privados, capital que usaron para especular con sus solares y adquirir cantidades importantes de bienes inmuebles. Siguiendo esta dinámica también se favoreció a la iglesia católica, y ¿cómo no? Se privatizaron muchos servicios públicos, como correos, o telefónica. Es decir: la debilitación de los sectores públicos en favor de los privados, vía transferencia directa de recursos, estaba en marcha.

Y mientras nosotros seguíamos pensando que en la vieja Europa se aspiraba a trabajar entre 35 horas y 40 horas semanales y a jubilarnos, como mucho, a los 60 nos presentan la novedosísima idea de que la jornada laboral semanal pueda ser de hasta 65 horas, el despido barato, la deslocalización de empresas un derecho, y la condición de inmigrante asimilable a la de delincuente con pena de “retención” en campos de concentración, y sin derecho a juicio, hasta 18 meses, etc, etc.

Y la gente no se echa a la calle, es más, se cruza de brazos, mientras que la derecha pone su máquina a trabajar, y saca en parigüelas a sus votantes para beneficiarse de la abstención de los desencantados. ¡Miedo me da de los que por no querer formar parte del sistema hacen como las avestruces que meten la cabeza debajo de la arena!.

Que le regalen el voto a la derecha si es lo que quieren y duerman tranquilos, porque, desde luego, este gol se lo están encajando con anestesia.

Milagrosa Carrero

sábado, mayo 09, 2009

¿QUÉ CARMEN HERAS?

09/05/2009 - 11:26. caceres24horas


Hablábamos acaloradamente sobre el PGM y los presupuestos para el próximo ejercicio, dando un repaso a toda la política municipal de nuestra provinciana ciudad de Cáceres. Lucía un sol espléndido y las terrazas de la Plaza “Mayor”, repletas de público, no parecían acusar la crisis. Era una escena cotidiana de cualquier festivo, bien de San Jorgen, de la bajada de la Virgen, de Semana Santa, o del womad.

A los cacereños cualquier pretexto nos parece bueno para echarnos a la calle, a olvidar las miserias, si es gratis o paga el Ayuntamiento.

“¿Qué Carmen Heras?” Preguntó en un momento de la conversación un amigo que llevaba cuatro años residiendo en Zamora. Fue difícil explicarle que la alcaldía actual ya no la ostentaba el “Popular” Saponi del PP, sino Carmen Heras, gracias a un gobierno bipartito supuestamente de “Izquierdas” y mayoritariamente del PSOE, que incapaz de manejar las riendas del poder no se ha atrevido ni a revertir uno solo de los servicios concesionados a empresas privadas, y que la ciudad sigue en manos de cuatro “caciques”, a los que se les recalifican los terrenitos que haga falta, antes o después de construir, que nunca se han parado los poderosos a pedir permiso, cuando saben que no va a pasarles nada, y ahí tenemos como muestra el residencial universidad o el centro de ocio del Perú.

No fue nada fácil hacerle entender a nuestro amigo que el anquilosado Ayuntamiento cacereño, donde los empresarios se atreven a explotar canteras ilegales en terrenos públicos, o a construir en terrenos no urbanizables, mientras el Ayuntamiento silba o se come el coco para darle apariencia legal a cada desaguisado, el Consistorio que sigue entregando, anualmente, el bastón de mando a la imagen de la virgen de la montaña y que mantiene el crucifijo en el salón de Plenos del Ayuntamiento, pese a la protesta de un nutrido grupo de ciudadanos cacereños laicistas agrupados en la asociación Cáceres Laica, se denomina de izquierda, y que la misma Sra. Alcaldesa, que no se atreve ni a quitar el polvo de las paredes de sus antecesores, milita en un partido que se tiene por progresista.

Cuando quisimos explicarle que todos los servicios públicos se mantienen en manos privadas, que hasta la gestión del agua se piensa concesionar de nuevo, para beneficio de alguna de las empresas que la acechan celosamente, y que en el solar de las Carmelitas es muy probable que se salten a la torera los más elementales principios urbanísticos, pretendiendo quintuplicar la edificabilidad del suelo, como si se tratara de un proyecto de especial necesidad social, para enriquecer aun más a un par de millonarios, y a costa de todos los cacereños, solo dijo:… ¿Pero que Carmen Heras, la de Zamora?

sábado, abril 11, 2009

¿CUTRES? Y NOSOTROS MÁS

"La alcaldesa de Cáceres participará en tres procesiones para "compartir con los cacereños esta profunda tradición""

“Cáceres 2016, vive tu cutrerío sin complejos”. Con mis mejores intenciones quiero hacer esta aportación, y cedo los derechos de este slogan, a la infinita causa de que nuestra ciudad sobresalga positivamente en algo con vistas al 20016.

Cada uno tiene lo que tiene y nosotros lo que nos merecemos, la necesaria falta de pudor para sacar en procesión a autoridades civiles y religiosas, haciendo gala de la tradición católica que nos “abandera”. Por los pelos no nos tocó la ablación del clítoris, otra tradición muy preciada por algunos de nuestros más “considerados” vecinos.

Y es que en llegando al tema de la tradición ¿quien va a pararse en el respeto a los derechos individuales?, ¿a qué…ponerse tan “meticuloso” con la separación de las iglesias y el Estado, o con que un señor bigotudo reparta unas cuantas ostias a un delincuente previo juicio?. Son sólo tradiciones… y en ese terreno hay que reconocer nuestro cutre “abolengo”, y que a nadie se le ocurra bajar por el Gran Teatro que es acera de subida.

Hagamos gala de lo que tenemos una ciudad llena de coches cuya máxima aspiración es aumentar el número de plazas de Parking, mientras en las presumiblemente modernas ciudades Europas se comen el coco – ¡que gente más rara! – con desarrollar el transporte público y facilitar el uso de vehículos sin motor, léase “bicis”, mediante carriles especiales y calles con preferencia para ellos.

Aquí somos distintos. ¿Dónde va a parar?: La alcaldesa comparte bastón de mando con la Virgen de la Montaña, y los Concejales acompañan con carácter oficial los pasos de las procesiones, junto al obispo, el Subdelegado del Gobierno y las autoridades militares, todos juntos, que para eso todos comen del mismo erario público. Igualito, igualito que en tiempos del innombrable.

El slogan no puede ser más vuestro, y os lo regalo: “Cáceres 2016, vive tu cutrerío sin complejos”

Mila Carrero

miércoles, marzo 18, 2009

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO


¿Cuántos muertos acumula sobre su conciencia en los últimos 20 años la iglesia de Roma?. Paso de las Cruzadas, de la Santa Inquisición y hasta de la colaboración de la Jerarquía eclesiástica con los grandes Dictadores del siglo XX. Sólo me refiero a los miles de pobres desgraciad@s que mueren de SIDA por ser crédulos y confiar en los mandatos de la Santa Madre Iglesia, la que disuade del uso del condón a los ignorantes mintiéndoles descaradamente, que hasta les han dicho que el VIH traspasa la goma del preservativo. Sólo me refiero a los enfermos que no podrán curarse de párkinson o alceimer, por ejemplo, por los impedimentos que el Papa y sus seguidores ponen al desarrollo de la medicina genética, y de la selección embrionaria de células madres sanas procedentes de los cordones umbilicales, material hasta ahora desechado.
Hablaré de tolerancia, hablaré del respeto a la libertad de conciencia recogida en la Carta Universal de los derechos humanos, y hablaré de la igualdad que ampara nuestra constitución al margen de los credos, esos términos que se vacían de contenido en el diccionario de los que quieren poseer la verdad y pretenden que las leyes se atengan a su moral.
¿Obligo yo a nadie a que aborte, o a que se divorcie? ¿Obliga alguien a Ratzinger a comer con gula o a fornicar por el simple gusto de hacerlo y con condón? ¿O lo obligan las leyes civiles a casarse con alguien del mismo sexo, o a optar por aliviar su última agonía con una eutanasia a tiempo?. No.
Entonces ¿Por qué la Iglesia se cree con derecho a imponernos a los demás leyes que nos obliguen a vivir según sus absurdos criterios?.
El juego se ve de lejos y consiste en apoyarse en los sectores más reaccionarios del Estado para presionar a cambio del privilegio de un puñado de pasta, recaudada por el Fisco, y denominada, en términos políticos, “financiación”, aunque a en mi pueblo se le llama “Chantaje”
Mientras tanto los enfermos de SIDA caen como moscas, aconsejados para no usar profilácticos, en el nombre del Padre, del Hijo, y del espíritu Santo, por la unos señores con falda que con sólo contarse los pecados cumplen con la Justicia.
Un respeto por favor, y si no quieren pecar prueben a salirse del negocio de las armas, o eviten que se los coma la codicia, pero no se empeñen en organizarnos la vida a los demás. ¿Les suena aquello de: “Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”?

Milagrosa Carrero Sánchez

domingo, febrero 08, 2009

Bajada de pantalones

Iba a titularlo "a un paso del integrismo" pero después de escuchar a Zapatero, lo de "laicismo moderado" me inclino directamente por la expresión que más he oído estos días para referirse al alarde de cinismo y a la desfachatez con que nuestro Gobierno se permite pasarse la supuesta aconfesionalidad amparada por nuestra Constitución y el principio de laicidad que pregona la Carta Universal de los derechos Humanos por el sitio donde guardan sus más avergonzantes miserias, si es que se puede considerar que a los miembros del Ejecutivo conservan algo de vergüenza, y en esto hay muchas opiniones, porque hay que tener mucha cara o muy poca vergüenza para llamarse socialista y chanchullear con los Obispos arreglos como el que acaban sellar el Gobierno de ZP con el Vaticano, eso sí, bajo estrictísimo secreto.¡Si Pablo Iglesia levantara la cabeza y viera a sus "pupilos" bajo palio, y compartiendo "cama" con la mismísima iglesia que se "entendía" con Franco!.
Pero quiero felicitar una vez más a la "Jerarquía" eclesiástica por su habilidad para anular al PSOE, Gobierno incluido. No puedo decir tanto de Zapatero y su partido que demuestra nuevamente su torpeza manteniendo a la Iglesia Católica unos privilegios y una financiación que esta usa para propagar su integrismo reaccionario y machacar, desde sus púlpitos y medios, las escasas políticas progresistas del ejecutivo pesoísta.
Imagino que, siguiendo la dinámica, los Obispos ya estarán preparando la próxima envestida, da igual de que ley vaya a tratarse, futura moneda de cambio para la siguiente negociación con el Gobierno -así nos luce el pelo-, mientras que ZP ya andará ensayando, y nunca mejor dicho, la próxima bajada de pantalones.