jueves, diciembre 13, 2007

Lectura, Ciencia y Literatura 1

El periódico Extremadura
13/12/2007

Extremadura al día
9/12/2007

Mientras el ser humano aspira a llevar su palabra a las estrellas mediante mensajes cifrados en códigos matemáticos fácilmente interpretables por mentes inteligentes, el informe PISA 2006 nos mantiene pegados al suelo, recordándonos que el conocimiento científico, la comprensión lectora, y el nivel de Matemáticas siguen siendo una asignatura pendiente en nuestro país.

Las diferentes leyes de educación han buscado la solución aumentando el número de horas de la asignatura de Lengua Española en el currículo, a costa de las materias de ciencias, llegándose a la paradoja de que en los bachilleratos científico y tecnológico todas las asignaturas obligatorias --Historia, Lengua y Literatura, o Filosofía-- son, por inverosímil que resulte, de letras, quedando las ciencias limitadas a asignaturas optativas y "de modalidad", mientras que en el de humanidades tanto las asignaturas obligatorias como la mayoría de las restantes son de letras pudiendo incluso optarse porque lo sean absolutamente todas.

No podía esperarse otra cosa en un entorno en el que se sigue pensando que los niños aprenden mejor a leer en la clase de Lengua que en la de Tecnología. Nada más lejos de la realidad, cuando al alumno sólo lo mueve al aprendizaje el propio interés. De todos es sobradamente conocido que los seres humanos aprendemos cuando queremos, o lo necesitamos.

Pero de algo nos tiene que servir la experiencia de ver a generaciones enteras de españoles convertirse en analfabetos funcionales, a pesar de haberse aprendido de memoria, además del catecismo, las reglas ortográficas del manual de Miranda Podadera. Ahora los niños se acercan voluntariamente a leer los mensajes de los móviles, o las instrucciones de los videojuegos, y a nadie se le escapa que es mucho más fácil que se interesen por el Inglés navegando por la red, que en una academia de idiomas. Es lo que se llama aprendizaje significativo.

La herramienta de la lectura está hoy más cerca que nunca de la mayoría, y convertirla en comprensiva es tan simple como lograr que el lector busque una respuesta en el mensaje que intenta descifrar. El salto a la comprensión del texto hay quien lo logra leyendo la publicidad del bote de gel en el baño, y quien lo da leyendo el periódico, pero desde luego es mucho más fácil propiciarlo con lecturas sobre el aparato genital, que acerca de los sintagmas gramaticales. Cuestión de replantearse el peso que se da a cada materia en el currículo.
*Profesora de Secundaria

2 comentarios:

Confidente dijo...

Esta semana se debate en el Congreso un tema controvertido y que le puede costar muchos votos al PSOE: http://extremaduraconfidencial.blogspot.com/2007/12/la-gae-y-el-canon-digital.html

Anónimo dijo...

Yo nunca las he visto tan bien puestas como ESTAS...