domingo, octubre 16, 2005

La educación y la deseducación de la tele


Por Milagrosa Carrero Sánchez


"De nada sirve el esfuerzo de padres y profesores, para inculcar a las futuras generaciones, valores útiles para la convivencia, mientras nuestra omnipresente tele, siga machacando cada uno de los principios que intentamos enseñar."

El mundo de las telecomunicaciones es alucinante. ¡Nos enseña tanto! En ese amplio abanico de posibilidades que ofrecen la multitud de cadenas que disfrutamos actualmente, se puede aprender de todo. Me vienen a la mente programas como "Redes", que nos muestran temas científicos o tecnológicos a la vez que nos "enganchan" por lo amenos que resultan. Lo mismo dispones de un documental sobre los ecosistemas en el canal "Natura", que otro sobre la expansión del universo en el "Odisea", o sobre Carlos I, en el canal "Historia". En los canales de pago dedicados a un tema monográfico, la oferta es variada, y por lo general, de cierta calidad. ¿Pero y las cadenas destinadas al gran público, ésas a las que todos tenemos acceso, las que no cobran un recibo mensual?

Practicar el "Zapin" es un deporte de alto riesgo:

En un solo recorrido me topo primero, con un debate acerca de un pariente de alguien, que mantuvo relaciones con no se quien, conocido por el mérito de carecer de sentido del ridículo , y cuya empleada del servicio doméstico, por estos simples hechos, dispone de un espacio televisivo y una audiencia en hora punta, para colonizar las mentes de los teleespectadores que se presten. En otro canal, discuten un grupo de señores/as, casi tirándose de los pelos, a consecuencia de no se que discrepancia, respecto a la convivencia de uno de esos grupos, a los que se les paga por exhibirse ante las cámaras, cada minuto del día, durante un tiempo. Finalmente dejo descansar el mando en una de esas series españolas que han sembrado nuestra esperanza. ¿Y qué me encuentro?

Hasta hace poco nos bombardeaban con series americanas, en las que lo natural era llevar una pistola en la guantera, mantener tiroteos callejeros, o dar por hecho que los niños nacían sabiendo arrancar un coche con un "puente", o abrir una puerta sin llaves, evitando además la alarma. Nadie se lo creía. Pocos niños españoles se identificarían con semejante ambiente.

Con la llegada de las series de producción nacional, los personajes que aparecen nos resultan próximos, entrañables, gente de la calle con la cual nos identificamos. En la serie " Cuentame ", se aprecia un tremendo esfuerzo por reflejar infinidad de aspectos de nuestras costumbres, de manera más o menos dramatizada, pero que merece un gran respeto. Viéndola, llegas a sentir una gran tranquilidad, dejando que tus hijos, se dejen se educar por ella, mientras cenan. Porque la influencia de los medios de comunicación en nuestros niños y jóvenes es incalculable, y tenemos que responsabilizarnos de este hecho.

Un niño, ni pestañea, viendo una episodio de cualquier serie, se traga lo que le quieran inculcar. Es como comer un helado en verano, les apetece. No es lo mismo ver la tele, que escuchar a un profesor. El "Cole", o el "Insti", son aburridos, y de cada hora de clase se pierde mucho tiempo mandando callar. Son treinta horas a la semana, que se quedan en la mitad. Ver la tele es otra cosa. No interrumpas a tus hijos durante "Los Serrano", "Aquí no hay quien viva", o "Mis adorables vecinos"...

Los ciudadanos de este país temblamos con la perniciosa influencia que estas, aparentemente, inocentes series, están ejerciendo sobre nuestros adolescentes. ¿Es que los responsables de dichos espacios no ven más que los índices de audiencia a la hora de hacer los guiones?

Según esas series, dejar al abuelo tirado en la gasolinera es motivo de risa, algo divertido, y no digamos ponerle explosivos a una profesora tolerante, o robarle la moto un profesor. Los disparates que intentan pasar por divertidos son espeluznantes. En una de los últimos episodios de "Los Serrano", narcotizan a uno de los protagonistas, la víspera de su boda, para mandarlo en un autobús a Bilbao.

¿Nadie va a decir que disolver drogas en la bebida de alguien, al boleo, puede ocasionar la muerte por sobredosis?

De nada sirve el esfuerzo de padres y profesores, para inculcar a las futuras generaciones, valores útiles para la convivencia, mientras nuestra omnipresente tele, siga machacando cada uno de los principios que intentamos enseñar.

Estos guionistas presentan como divertidísimo ocosionar daños, insultal o humillar a la gente, dejarla tirada, o cometer delitos de diferente índole que pueden acabar incluso con la vida de alguien. Muestran unos jóvenes que se suben por los pupitres haciendo llorar a los profesores, hijos que no valoran el esfuerzo de sus padres, amigos que te fallan, chavales violentos, sin sensibilidad, carentes de cualquier sentido de la generosidad, o de responsabilidad, niños sabiondos, malvados, y repelentes que no existen, pero que ellos están intentando producir, en serie, aunque su intención sea buenísima, y se les disparen los índices de audiencia.

Milagrosa Carrero Sánchez. Cáceres
Fuente: El Inconformista Digital

Publicado en el Inconformista Digital, El Periódico Extremadura, El Hoy, "Mi escuela y el mundo", entre otros.



28 julio 2005

2 comentarios:

Trog dijo...

Hi,I was just surfing blogger found you! I have stopped by to say hello, Here is something I found recently just surfing the blogs.. A blog that offers 25% Cashback on all Software purchases made through their Clickbank username link If you are interested, go see layingforprofituk maybe not a related site. It is special to me you may find something of interest. Sieze the Day !!

Anónimo dijo...

Yo nunca las he visto tan bien puestas como ESTAS...