sábado, febrero 10, 2007

Una casita en el pueblo


Milagrosa Carrero
Extremadura al día
31 ene 2007

Yo viví de primera mano la experiencia de la diáspora. Cuando a finales de los años 60 mi familia se instaló en "la capital", el pueblo había perdido ya la mitad de su población. La escasez, y la falta de trabajo, agravados por el estancamiento industrial que sufría la región, y la mecanización de las tareas agrícolas, habían empujado al "exilio" a muchos miles de extremeños, que víctimas de la necesidad, iniciaron un éxodo masivo a partir de los años cincuenta. Muchos de ellos se asentaron en el Pais Vasco, otros en Cataluña, algunos se quedaron en Madrid e incluso, puntualmente hubo quien pudo "buscarse la vida"en los principales núcleos urbanos de la propia Extremadura.

Nadie como Antonio Molina en su canción del emigrante ha retratado tan bien nuestros sentimientos a la hora de la partida. Nos fuimos con la certeza de que jamás podríamos olvidar el pueblo, y con la determinación de regresar algún día, y quizá por eso la gran mayoría de los que partimos quisimos conservar nuestra casa, como un asidero a nuestra tierra. De esto hace ya más de treinta años, y el cordón umbilical que nos une a nuestros orígenes sigue, aunque resulte inverosímil, funcionando.

En la actualidad son miles los extremeños que, tras una emigración inevitable en su momento, soportan el sobreesfuerzo de financiar trabajosamente el mantenimiento y conservación de una segunda vivienda, en "el pueblo" con la doble intención de ofrecer a sus descendientes la ocasión de mantener el vínculo con "el terruño", y de contribuir a revitalizar la vida cotidiana de sus pueblos de origen.

Y en efecto, no es insignificante la aportación que los emigrantes realizan cada "agosto" a las economías de las pequeñas poblaciones, y de la que muchos bares, comercios, y otras empresas de servicios, no podrían prescindir.

Pero las viviendas cerradas de los emigrantes, no solo garantizan el retorno estacional de los emigrantes, y la posibilidad de prolongar el vínculo durante varias generaciones, sino que son, por si solas, catalizadoras de los ahorros de sus dueños, que aparte de comprar abundantes materiales para los necesarios arreglos de sus viviendas, como tejas o pintura, contratan frecuentemente servicios de mantenimiento puntuales -¿quién no necesita en alguna ocasión un fontanero?-, mantieniendo además contratos permanentes de suministro de luz, y agua, y pagando periódicamente los servicio de recogida de basura y alcantarillado, "amén" de cumplir con sus responsabilidades contributivas, como un residente más.

Cuando Cataluña piensa en regular la obligatoriedad del arrendamiento de las viviendas vacías, o el País Vasco se plantea penalizarlas con nueve euros diarios el primer año, 12 el segundo y 15 el tercero, lo hacen en un universo que nada tiene que ver con contexto extremeño.

Es cierto que en Extremadura, y según los últimos datos oficiales del INE, hay 107.000 segundas residencias registradas , además de casi 104.000 viviendas desocupadas, un 18% del total, lo que nos convierte en la región con mas porcentaje de casas vacías, y sin embargo gracias a la política de vivienda de la Junta, que incluye los PIR, la promoción de viviendas protegidas, el Impuesto sobre Solares sin Edificar y Edificaciones Ruinosas, y una serie de medidas encaminadas a abaratar el suelo, también somos la comunidad donde más se ha contenido la especulación, lo que precisamente ha suscitado las protestas de algunos promotores de la construcción que consideran que las dos mil viviendas previstas en el "Junquillo", y la casi cinco mil de "Olleta", proyectadas en Cáceres por la Junta como Proyectos de Interés Regional (PIR), por ejemplo, pueden desinflar al mercado libre inmobiliario, afectando a sus intereses personales, que en este caso no coinciden evidentemente con los de la mayoría, y frenar aun más la inflación de la vivienda.

Lo que ha quedado claro es que la mayoría de los extremeños, más de un 61% según la encuesta realizada hace unos días por el Periódico Extremadura, se pronuncian en contra de la penalización sobre las viviendas desocupadas. Pero yendo más allá, muchos de nosotros estamos convencidos de que a una Comunidad Autónoma como la nuestra, lo que le interesa es precisamente promocionar la adquisición, y facilitar el mantenimiento, de una segunda vivienda en la región, entre los emigrantes; un segundo hogar en su tierra que los mantenga vinculados a Extremadura, que facilite la posibilidad del regreso tras su jubilación, que asegure el vínculo de sus descendientes durante las generaciones siguientes, que favorezca su vuelta vacacional, cada año, y ¿por qué no? que atraiga de una manera interesante los ahorros tantos extremeños afincados en la "tercera provincia".
Milagrosa Carrero Sánchez
Profesora de Secundaria
Página de Brozas (Cáceres), cuna del BROCENSE

2 comentarios:

Aupa Fernandez Vara! dijo...

Hola. Este comentario no es para publicar. Es un mensaje para comentarte que queremos crear una red virtual ciudadana, de hombres y mujeres de Extremadura que queremos respaldar la candidatura politica de Guillermo Fernandez Vara a la Presidencia de la Junta, militen o no en el partido. La idea es proponerte incluir tu blog, en la logica de que apoya al candidato, claro : )
Si asi podemos hacerlo, indicanoslo, por favor. Puede hacerlo a nuestro email: aupafernandezvara@gmail.com.

Saludos.
Mamen.

emma dijo...

Visita el Video de YouTube: Era en Abril: La Educación en Cataluña y el Integrismo en España

Mientras que los políticos catalanes llevan a sus hijos a elitistas colegios privados donde los niños ni siquiera estudian catalán, hacen todo lo posible por convertir a los hijos de los demás en integristas ciegos de odio hacia todo lo español y hacia la cultura española.

Este genocido cultural ha llevado a que decenas de miles de profesores hayan tenido que irse a vivir a otras provincias, así como miles de familias que no estaban de acuerdo con la doctrina catalanista que pretendían inculcar en sus hijos.

Con la total connivencia de los gobiernos de Madrid, incapaces de defender los derechos de millones de españoles que viven en esta región, los políticos catalanes cada vez van más allá, oprimiendo a los niños, vigilándolos en los patios, y tratando de destruir sus raíces culturales.

En estos momentos no hay ni un sólo grupo político que plantee iniciativas reales que alivien esta injusta situación. Ni siquiera el nuevo partido político Ciudadanos - Partido de la Ciudadanía - ha tenido ni el coraje ni la imaginación suficientes para llevar a reflexionar a la sociedad catalana y española acerca de lo que está pasando. Sus dirigentes, gente hueca y oportunista, no han demostrado dedicación más que para colocar a los suyos en el poder, incumpliendo tanto en la letra como en el espíritu el programa con el que se presentaron a las elecciones Autonómicas del 1 de noviembre pasado.

Visita el Video de YouTube: Era en Abril: La Educación en Cataluña y el Integrismo en España

http://youtube.com/watch?v=SV3GYyDmSo0