sábado, junio 03, 2006

MAS DE DOS AÑOS CON ZAPATERO

El gobierno de ZP ha proporcionado, a un inesperado ritmo, leyes de gran trasfondo social, como la LOE, la Ley Integral contra la Violencia de Género, la modificación del Código Civil o la legalización de la clonación terapéutica.

MILAGROSA Carrero (03/06/2006)

Cuando en julio del 2000, tras ser elegido secretario general del PSOE, se convirtió, en líder de la, entonces, oposición, José Luis Rodríguez Zapatero era para la mayoría de los españoles casi un desconocido, que aportando una intachable trayectoria política, y la imagen impecable de un modelo de El Corte Inglés , daba por su aspecto, la falsa impresión, de estar a medio camino entre un niño pijo y un seminarista arrepentido, más que de un verdadero líder, y ni su popularidad en León, ni su densa carrera política en el seno del partido, llegaban a presagiar que hoy, dos años después de su llegada al gobierno, iba a habernos devuelto la esperanza en el proyecto de progreso social del país. No es que se hayan cubierto todas las aspiraciones sociales legítimas de un estado moderno, pero desde luego se han superado con creces las expectativas que pusimos en nuestros votos. ¿Quién iba a imaginar que con ese aspecto inocente, iba a atreverse a tomar y a mantener decisiones como la de nombrar un gobierno paritario, regularizar a 700.000 inmigrantes ilegales, o traerse a las tropas de Irak? En el corto periodo de dos años, el gobierno de ZP ha proporcionado, a un inesperado ritmo, leyes de gran trasfondo social. Como la LOE, que aunque moderada, ha frustrado los reaccionarias intenciones del gobierno anterior, reconduciendo el sistema educativo, la Ley Integral contra la Violencia de Género, que aborda, entre otros, el problema de los malos tratos domésticos, la modificación del Código Civil, simplificando los procedimientos en materia de separación y divorcio, la legalización de la clonación terapéutica y su inclusión en la Ley de Biomedicina, abriendo las puerta a la investigación científica, y dando opción a la esperanza a una amplia gama de enfermos como los de parkinson, o los diabéticos. La Ley de Autonomía para las personas dependientes, la Ley Antitabaco, que es un arriesgado paso en la defensa del derecho a la salud de fumadores y no fumadores, la de la paridad de las listas electorales, en una clara apuesta por la igualdad, la del matrimonio gay, por la equiparación de los derechos de los homosexuales, que viene a solucionar la situación de desventaja legal que padecía las parejas afectadas, y por si esto fuera poco y además de lograr un punto de encuentro con los nacionalistas catalanes, que ha permitido la reforma de Estatuto Catalán --abriendo camino a la del resto de los estatutos--, ha disuelto el Ayuntamiento de Marbella, devolviéndonos la confianza en el sistema, y ha logrado iniciar un proceso de Paz que a pesar de las múltiples zancadillas que le esperan, cuenta ya con la declaración de una tregua, por parte de ETA, que después de muchos años, nos libera del yugo del miedo.

Hay quien dice que la energía desplegada por ZP en política interior se ha producido a costa de un parón en la exterior. Pero ahí está su labor con Latinoamérica --Cumbre Iberoamericana de Salamanca, Conferencia Iberoamericana de Educación de Toledo, conferencia Iberoamericana de cultura de Córdoba--, su intervención ante el Foro Mundial sobre Pobreza, y en la Asamblea General de la ONU, la salida de las tropas de Irak, o la regularización de inmigrantes.

Este ímpetu constante, de nuestro presidente, que le ha permitido navegar contra-corriente en el revuelto mar de la crispación sistemáticamente organizada por la tempestuosa oposición del PP, nos ha sorprendido a la mayoría, y muy gratamente a los sectores progresistas del país, que equivocadamente empezamos temiendo, al principio de su mandato, que el elegante estilo de Zapatero, su talante de hombre educado, y su determinación de mantener la serenidad proa al temporal, le restasen posibilidades a la hora de batallar con una oposición que no ha dudado en recurrir ni a las más vulgares provocaciones, como el insulto. Hay que reconocerle la valentía de dar pasos en la modernización del país, y de asumir una clara política de mejoras sociales sin demasiados complejos. Claro que nunca llueve a gusto de todos, e incluso entre los mismos votantes hay matices de opinión, y abundan los que piensan que quedan lagunas importantes, como la separación efectiva de la Iglesia y del Estado, la financiación de la Iglesia, sacar la asignatura de Religión del horario lectivo y, por supuesto, suprimir la asistencia oficial de las autoridades, como tal, a las ceremonias religiosas --independientemente de su vida privada--, familia real incluida. Los extremeños, por ejemplo, queremos que junto a la reforma territorial se eliminen las grandes desigualdades socioeconómicas de nuestra geografía, aventurando políticas compensatorias que aceleren este proceso.

De momento quedan dos años de legislatura, que sospecho que serán tan sustanciosos como los ya cumplidos. Vivimos un momento interesante: Dos años con Zapatero, y aún se respira la pasión del primer día.

*Profesora de Secundaria
© Editorial Extremadura, S.A.Calle Doctor Marañón, 2, Local 7, 10002 Cáceres. Tel: 927 620 600; Fax: 927 620 617Inscrita en el Registro Mercantil De Cáceres, Libro 7º., Folio 9, Hoja 175, Inscripción 1ª-1/4/1932 Cif: A-10000339

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo nunca las he visto tan bien puestas como ESTAS...